Sueldos, salarios y el embargo de éstos

En primer lugar, para poder responder sobre el embargo de sueldos e indemnizaciones por despido, tendremos que delimitar el concepto de salario.

El salario según el Estatuto de los Trabajadores (ET) es toda aquella percepción económica que recibe el trabajador, pudiendo ser en dinero o en especie, por los servicios prestados para el empresario que les une una relación laboral por cuenta ajena. No todos los trabajadores están amparados por el Estatuto de los Trabajadores, ya que, por ejemplo, los funcionarios del Estado o Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes (TRADE), les ampara otra normativa.

Una vez delimitado el concepto de salario, debemos tener en cuenta que el embargo es la ejecución no voluntaria para que un deudor pague lo que le es debido a un acreedor, puede ser dictada por la autoridad judicial (Juez) o por la autoridad administrativa (deudas tributarias o cualquier otra deuda no cumplida dictada por una administración pública). Dicho mandamiento de embargo de sueldo, tiene que manifestar los extremos que se han de realizar las retenciones por parte del empresario al trabajador, en concepto de sueldos, salarios o demás prestaciones periódicas hasta el cumplimiento de las deudas. Por regla general, se aplica el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), que establece la cantidad a embargar de sueldos y pensiones dependiendo de la cantidad percibida por el trabajador, se puede resumir en lo siguiente: hasta alcanzar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) no se puede embargar ninguna cantidad devengada a favor del trabajador; lo que supere el Salario Mínimo Interprofesional hasta el segundo Salario Mínimo Interprofesional un 30% del mismo; lo que supere el anterior límite, hasta el tercer Salario Mínimo Interprofesional se embargará un 50% de dicho importe; lo que supere el anterior límite, hasta el cuarto Salario Mínimo Interprofesional se retendrá por parte del empresario al trabajador un 60% del mismo; lo que supere el anterior límite, hasta el quinto Salario Mínimo Interprofesional se embargará 75% de este; para aquellas cantidades que exceda lo anterior, se embargará el 90% del mismo.

Debemos tener en cuenta, que el empresario está obligado a retener dichas cantidades pudiendo ser responsable solidario por las cantidades dejadas de embargar al trabajador, es decir, el empresario tendrá que pagar las cantidades que no ha embargado al trabajador. Pondremos un ejemplo a modo de clarificar dicho asunto, una trabajadora llamada Ana, le ha sido notificada el 11 de junio del 2018 una sentencia que debe abonar 101.000 con intereses y costas por una condena en firme por daños y perjuicios ocasionados a Luisa. Ana no cumple de forma voluntaria dicho requerimiento por parte del Juzgado y éste procede a dictar un mandamiento por el cual, ordena a la empresa de Ana a realizar dichas retenciones de parte del salario según el artículo 607 LEC. El empresario se pregunta ¿qué cantidades puede embargar a Ana si cobra un salario neto mensual con pagas prorrateadas de 3.215€, si el Salario Mínimo Interprofesional en el año 2019 es de 900,00€?

Pues bien, de 0 a 900,00 está exento de embargo como hemos explicado anteriormente ya que es el mínimo para subsistir cualquier persona. De 900,00€ hasta el segundo SMI (900x2=1800€) se tiene que practicar una retención del 30% (1800x0.30=270€ que el empresario tiene que embargar. Partiendo de lo anterior, y que el embargo es progresivo, debemos calcular del segundo SMI al tercer SMI (900x3=2700€) (1800-2700=900 la cantidad líquida embargable por el cual se tiene que practicar un 50% del mismo(900x0.5=450€). Seguidamente debemos calcular el siguiente tramo, del tercer SMI al cuarto SMI (900x4=3600€) por lo cual Ana cobra 3215€, el siguiente tramo abarca desde los 2700 a 3215 para el caso concreto se calcula restando el sueldo al tercer SMI 3215-2700=515€, a esta cantidad liquida se le debe practicar un embargo del 60% (515x0,6=309€). Todas las cantidades devengadas a favor de Ana por el salario deben retenerse las cantidades anteriormente mencionadas (270€+450€+515€=1.235€) que debe restar el empresario al sueldo neto devengado 3215-1235=1.980€ que percibiría Ana en concepto de salario después de las retenciones realizadas por el empresario por el mandamiento judicial.

Seguidamente, otro apartado práctico que debemos acentuar que no se ha pronunciado mucho nuestros tribunales es el embargo de las indemnizaciones por despido. En caso de que el empresario quiera extinguir la relación laboral, por causas ajenas a la voluntad del trabajador, Ana, podría percibir unas cantidades como indemnización por despido. El artículo 607 LEC, que establece el embargo de sueldos y salarios, no se aplica para cualquier otra prestación que reciba el trabajador. En siguiente lugar, la indemnización por despido, según el Estatuto de los Trabajadores no tendrá la consideración de salario, al tratarse de una prestación única que se produce como consecuencia de la extinción de la relación laboral. Es por ello que se puede embargar completamente dichas cantidades.

Pero, ahora bien, según lo anterior, tendremos que acudir al mandamiento dictado por el Letrado de la Administración de Justicia por el cual declaró el embargo de sueldos, salarios, pensiones y cualquier otra prestación periódica. Según lo anterior, la empresa de Ana, embarga la totalidad de la indemnización, Ana, no conforme interpone una demanda, asistida por NovaLey Abogados, contra dicho embargo por considerar que la empresa ha obrado erróneamente y se ha extralimitado de sus funciones, al ingresar dicha cantidad en el Juzgado que tenía que ingresar el embargo y no poniendo a disposición del trabajador dicha indemnización. Pues bien, aunque se ha escrito poco, el Tribunal Superior de Justicia de Carias afirma lo siguiente, al igual que nuestro despacho "… a la hora de calificar la forma de proceder hemos de tener en cuenta que la diligencia de embargo dictada en contra se limita expresamente a sueldos, salarios y pensiones con los límites establecidos en el artículo 607 LEC, sin incluir otros créditos, como serían las indemnizaciones de otro tipo. No existiendo orden alguna para que la empresa embargara la indemnización por despido, su actuación resulta injustificable desde todo punto de vista y en la práctica ha supuesto un perjuicio para el trabajador… y en el caso de que la empresa entendiera que debía retener dichas cantidades, las hubiera tenido que poner a disposición del Juzgado de lo Social". Y, por consiguiente, deben indemnizar al trabajador con el abono de dichas cantidades por haber realizado erróneamente un embargo.

A modo de apunte, y según nuestro modo de ver la Justicia, debemos cumplir con el estricto de las resoluciones judicial, en ningún caso el empresario debe interpretar más allá de lo establecido en dichas resoluciones porque estaría incumpliendo la misma. Tan malo es cumplir en defecto (no embargar un sueldo o una prestación periódica) o en exceso (embargar cantidades de manera más extensa). Podemos entender cualquier duda referente a este tema mediante un formulario de contacto, nuestras redes sociales o en nuestra área de contacto.

Pedro Giménez Romero

Abogado y gerente de nova ley abogados