Ley de Segunda Oportunidad.

En el presente post, analizaremos la Ley de Segunda Oportunidad desde la perspectiva de las obligaciones del deudor del acuerdo extrajudicial de pagos de la actual Ley de Segunda Oportunidad (LSO), para personas físicas y los beneficios para acogerse a la misma. La LSO ofrece al deudor persona física que se encuentre en un estado de insolvencia renegociar o exonerar la totalidad de las deudas. Se crea la Ley de Segunda Oportunidad para personas físicas empresarias en el año 2013, por la  Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. Posteriormente, mediante la aprobación del Real Decreto-ley 1/2015 se pueden acoger personas físicas a la Ley de Segunda Oportunidad no empresarias, aliviando la carga financiera debido a la crisis que estábamos atravesando.

Clasificación de créditos en la Ley de Segunda Oportunidad

En primer lugar, debemos diferenciar los créditos según la Ley Concursal ya que dependerá las cantidades a abonar:
  • Créditos contra la masa. Son aquellos que se han generado después de la solicitud de concurso. (Contratos de alquiler, pago de facturas de luz, agua, aranceles notariales, honorarios de abogado...)
  • Créditos privilegiados. Son aquellos que deben abonarse inmediatamente antes de los créditos ordinarios y subordinados e inmediatamente posterior a los créditos contra la masa. (Hipoteca, el 50% de deudas contra hacienda y seguridad social...)
  • Créditos ordinarios. Son aquellos que no se incluyen en los presupuestos anteriores (préstamos personales, pólizas de descuento...)
  • Créditos subordinados. Son aquel tipo de créditos que se abonarán después de los créditos contra la masa, los créditos privilegiados y los créditos ordinarios (Multas, sanciones impuestas por Hacienda y Seguridad Social...)

Requisitos para la Ley de Segunda Oportunidad

Debemos decir que, tenemos que cumplir una serie de requisitos para poder acogernos al beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho, es decir, no abonar las deudas contraídas.
  • En primer lugar, solicitar un Acuerdo Extrajudicial de Pagos para no abonar los créditos ordinarios ni los créditos subordinados en caso de no aceptación por parte de los acreedores del AEP.
  • No haber sido declarado culpable en un concurso de acreedores.
  • No haber sido condenado por delitos socieconómicos, contra el patrimonio o por falsedad documental en un periodo de 10 años anteriores a la solicitud de concurso.
  • Haber celebrado el AEP o al menos intentarlo.
  • Que se tenga voluntad en abonar las deudas.
  • Que, no se haya obtenido el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho en los últimos 10 años.
  • No haber rechazado un trabajo.

Realización del Acuerdo Extrajudicial de Pagos

El Acuerdo Extrajudicial de pagos es aquel por el que el deudor intenta llegar a un acuerdo previo a la solicitud de concurso con los acreedores para rebajar la deuda conforme a sus posibilidades actuales. Si el deudor persona física no empresario deberá celebrar el AEP ante el Notario del domicilio del deudor. En cambio, si el deudor persona física es empresario deberá celebrar el AEP ante el Registrador Mercantil o la Cámara de Comercio e Industrial del domicilio del deudor. Cobra gran importancia hacer un AEP, ya que en caso de no llegar a un acuerdo por parte de los acreedores, se podrá pedir el Beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI) no abonando los créditos ordinarios ni subordinados. En caso de no solicitar un AEP previo al concurso de acreedores persona física, deberá abonar el 25% de los créditos catalogados como ordinarios.

Obligaciones del deudor en la documentación necesaria para el Acuerdo Extrajudicial de Pagos

  • Empadronamiento del deudor.
  • Declaraciones de Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas.
  • Certificado de bienes.
  • Relación de acreedores.
  • Certificado de deudas de hacienda.
  • Certificado de deudas de seguridad social.
  • Vida laboral.
  • Contratos de arrendamiento, suministros y cualesquiera que esté vigente.
  • Certificado de nacimiento.
  • Fe de vida y estado civil.
  • Relaciones de acreedores.
  • Certificado de dominio y cargas ante el Registro de la Propiedad.
Dicha documentación puede variar, dependerá si el deudor persona física está casado, soltero o separado, dependiendo también las cargas familiares. Desde NovaLey Abogados queremos trasmitir a nuestros clientes la tranquilidad absoluta de poner en manos de profesionales el procedimiento del Acuerdo Extrajudicial de Pagos, el concurso consecutivo en caso de no llegar a un acuerdo y el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho.

Pedro Giménez Romero

Abogado y CEO de NovaLey Abogados